MUJERES EN RESISTENCIA

Posted on octubre 20, 2013

38


bienvenida 2

Foto de portada: Luis Vivanco, La Hora.

Dos semanas atrás, unas 100 mujeres sarayacu, waorani y kichwa decidieron caminar desde sus comunidades hacia Quito para reunirse personalmente con Rafael Correa y explicarle por qué no están de acuerdo con la explotación del bloque ITT en el Yasuní y de la ampliación de la frontera petrolera en el sur oriente ecuatoriano. Una de ellas, Alicia Cauia, dirigente wao, en una entrevista anterior me había comentado que muchas mujeres no están satisfechas con cómo los hombres de sus comunidades habían tomado históricamente las decisiones. Me explicaba que mientras las mujeres se dedicaban a ser madres en sus comunidades, los hombres negociaban con burócratas, muchas veces de mala manera, el destino de sus pueblos. Será por eso que estas mujeres vinieron a Quito dejando a sus hombres a cargo del cuidado de la casa y los hijos mayores, con los guaguas más pequeños y dependientes de sus madres colgando de su espalda.

A Quito, llegaron el Jueves  17 de Octubre. Las recibió un cordón policial que impidió su paso a Carondelet mientras Correa homenajeaba en el palacio a la selección de fútbol.

Cordón policial que impidió paso de amazónicas a Carondelet. Foto: Luis Vivanco. La hora.
Cordón policial que impidió paso de amazónicas a Carondelet. Foto: Luis Vivanco. La hora.

La asamblea nacional tampoco las recibió en su pleno. Y a través de la prensa, las amazónicas se han enterado de las generosas propuestas del poder: la Asamblea ha ofrecido conformar una comisión (no se sabe de quiénes…) para que se reúna con ellas. Correa, luego de desacreditarlas en cadenas de la SECOM (“los mismos de siempre”, etc) les ha propuesto reunirse en Pañacocha, en el nor oriente ecuatoriano, donde acaba de construir un condominio de lujo en la selva que llama ciudad del milenio. Para quienes no conocemos mucho el oriente, eso es como decirle a un machaleño que caminó hasta Quito que sólo vas a recibirlo en San Lorenzo, Esmeraldas. Para Correa, parece que el oriente es uno solo y lo mismo da el punto de reunión y qué mejor si es en la urbanización que acaba de inaugurar para explicarle a las amazónicas cómo deben vivir en sus tierras.

Ahí tienen lo que ocurre cuando el racismo y el machismo se mezclan con el poder.

El viaje de las amazónicas fue improvisado. Ni siquiera tenían planificado un lugar donde llegar en Quito. La CONAIE puso sus instalaciones, un edificio grande en la Avenida Granados, pero no existen condiciones ahí para albergar de manera decente a tanta gente. Acostumbradas a un clima cálido, estas mujeres tienen poca o ninguna ropa para el frío de Quito. Mucho menos la tienen sus hijos, que en muchos casos andan semidesnudos. Durante el día, las mujeres más jóvenes dan charlas y acuden a eventos mientras las abuelas cuidan de los niños. Un grupo regresó ya al oriente, pero en este momento unas 60 mujeres permanecen con unos 30 niños y niñas de entre 2 meses y 4 años. Las acompañan solo unos 20 hombres.

Es posible que más mujeres amazónicas se unan a su causa en los próximos días. Es posible que regresen el Martes a sus comunidades. Mientras tanto, su condición es de hacinamiento. No tienen dinero ni logística. Se alimentan de las donaciones que han recibido y se abrigan con la ropa y cobijas que les han regalado. Duermen en el piso. El frío ha causado estragos en algunas mujeres y niños y están agripados. De no tratarse, podría agravarse en algunos casos. Casi todos los niños andan sin zapatos (algo normal en la selva, pero nada bueno en Quito, por el clima) y con apenas alguna prenda para el frío. Sus alimentos no son los mejores: muchas veces comen pan y jamón (vendría bien un menú más nutritivo como pollo, yuca, quinua, etc). Necesitan artículos elementales de higiene personal y limpieza.

En estas condiciones duermen las amazónicas en todo el edificio de la CONAIE
En estas condiciones duermen las amazónicas en todo el edificio de la CONAIE
Muchos niños están semi desnudos en el frío quiteño
Muchos niños están semi desnudos en el frío quiteño
Mujeres llegaron con sus hijos más pequeños. Los mayores se quedaron en sus comunidades
Mujeres llegaron con sus hijos más pequeños. Los mayores se quedaron en sus comunidades
Una mujer cuida a sus niños mientras escucha un recital del Chamo Guevara en la sede de la CONAIE
Una mujer cuida a sus niños mientras escucha un recital del Chamo Guevara en la sede de la CONAIE
Muchos niños andan sin zapatos y mal abrigados
Muchos niños andan sin zapatos y mal abrigados
Alguna ropa de los niños ha sido donada. También fue donado este balón para que jueguen
Alguna ropa de los niños ha sido donada. También fue donado este balón para que jueguen
Este pequeño tiene 8 meses.
Este pequeño tiene 8 meses.

Comida, abrigo, higiene y seguramente profesionales de medicina que revisen el estado de algunas. Cualquiera que desee y pueda ayudar, están ubicadas en la sede de la CONAIE, en la Granados E10-275 y 6 de Diciembre. Su causa y valor merecen todo el respeto y solidaridad de los quiteños.

ACTUALIZACIÓN: OCTUBRE 30, 2013.

Rafael Correa nunca recibió a las indígenas amazónicas, que regresaron a sus comunidades  el miércoles 23 de Octubre. Antes de su partida, pude entrevistar a una de sus dirigentes, Patricia Gualinga. Su testimonio y conocimiento son indispensables para comprender la causa de las nacionalidades amazónicas.