LA HISTORIA DE UNA INFAMIA

Posted on noviembre 17, 2011

4



Justo hoy, que publiqué UN ARTICULO EN LA REPUBLICA sobre las mentiras de la última cadena de la SECOM; me llegó este comunicado que me parece importante y pertinente compartir, en respuesta a este y otros videos:

 

COMUNICADO DE LOS PETICIONARIOS DE LA CIDH  

LA HISTORIA DE UNA INFAMIA Y LAS VERDADERAS RELACIONES DE GUSTAVO LEMOS

El 01, el 09 y 10 de noviembre, dos cadenas de televisión de algo más de 13 y 14 minutos de duración, fueron ordenadas por la Secretaría Nacional de Comunicación SECOM, para descalificar a los peticionarios, entre ellos Fundamedios, tras su intervención en la Audiencia sobre la situación de la Libertad de Expresión en Ecuador, el pasado 25 de octubre, en la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en Washington DC. Las mentiras de la SECOM En sucesivas cadenas oficiales, así como en declaraciones posteriores de Fernando Alvarado, titular de la SECOM, se ha intentado sustentar la teoría de una supuesta relación de Gustavo Lemos, un individuo que, según la versión del gobierno, “ha sido identificado como uno de los más grandes torturadores en el mandato de León Febres Cordero” con los 12 peticionarios que acudieron a la CIDH el pasado 25 de octubre del 2011 para entregar información en la audiencia temática sobre “Libertad de Expresión en el Ecuador”. En la primera cadena del 01 de noviembre, se dijo que: “No resultó ninguna novedad, aunque sí fue curioso, ver que junto a Ricaurte  aparezca un personaje obscuro conocido en Ecuador por su nefasto pasado como asesor de León Febres Cordero en materia de seguridad. El tristemente célebre Gustavo Lemos, hoy queriendo hablar de Derechos Humanos con el apoyo de Fundamedios, pero, ¿sabrá Lemos qué son los DDHH?…” Acompañado de esta narración, se mostraron imágenes sobrepuestas y editadas para que César Ricaurte, director de Fundamedios y Gustavo Lemos salgan en la misma pantalla, dividida en dos y así justificar que aparecieron “juntos” en la Audiencia. En la segunda cadena emitida el 10 de noviembre se cambio la versión y se dijo que: “Se quiere prohibir que se diga que Gustavo Lemos, quien compartió con los denunciantes en la CIDH, es uno de los personajes más siniestros de la ultima etapa política del país. Pretenden evitar que se diga que Lemos, quien incluso está involucrado en la desaparición de los hermanos Restrepo hoy maneja el mismo discurso de Fundamedios y la Asociación Ecuatoriana de Periódicos AEDEP y que en el seno de la CIDH amenazó y agredió de palabra al Secretario de Comunicación con los mismos argumentos de quienes, como Fundamedios y la AEDEP, pretenden desembarcarse de uno de sus simpatizantes y seguidores más fieles”… “Tampoco se puede decir, porque lo quieren prohibir, que el titular de la AEDEP, a pesar de que hoy diga lo contrario, si estuvo con Lemos en el seno de la Comisión “Interamericana”. Junto a esta narración, se mostraron fotografías de Diego Cornejo Menacho, director de la AEDEP, de pie y frente a Lemos, minutos después de finalizar la audiencia.

Las mentiras caen por su peso

En rueda de prensa dada por los peticionarios el pasado 10 de noviembre, se demostró que la teoría de la supuesta relación de Lemos con los periodistas y defensores de derechos humanos que acudieron a la CIDH es una de las patrañas más siniestras que se han podido urdir desde el Gobierno, pues ninguno de los peticionarios tenía relación, “había llevado” o siquiera conocía a Lemos. Se demostró con fotografías e imágenes que Lemos ni siquiera estuvo cerca de César Ricaurte ni de algún otro peticionario, como quedó establecido con las fotografías mostradas y con el vídeo de la audiencia dónde, la presidenta de la Comisión, Dinah Shelton lee la lista de peticionarios completa y no aparece nadie con el nombre de “Gustavo Lemos”. La audiencia de la Comisión Interamericana fue pública y habían docenas de personas que no tenían ninguna relación con las partes y que finalizada la misma, debían saludar, salir o entrar por dónde estaban los peticionarios, porque ese era el lado para el acceso a la sala. Muchas personas se acercaron a saludar con los peticionarios. Diego Cornejo Menacho ha señalado con toda lógica que, entonces, se podría presentar también fotos de él saludando con el canciller Ricardo Patiño, sin que eso lo relacionase con la delegación oficial. “No porque alguien se me acerque quiere decir que lo conozco”, puntualizó Cornejo Menacho durante una rueda de prensa. Lo más grave es que, con base tan endeble, a través de las cadenas y el discurso oficial se intentó vincular a los peticionarios con crímenes de Estado como la desaparición de los hermanos Restrepo o con los sucesos del pasado 30 de septiembre del 2010. Diego Cornejo Menacho ha sido uno de los periodistas que más incansablemente ha denunciado el crimen de estado que significó la desaparición de los hermanos Restrepo y es por eso, que el Ing. Pedro Restrepo, padre de los desaparecidos, escribió un mensaje, condenando la invención de alguna relación entre Diego Cornejo Menacho y Lemos.

Las preguntas que la SECOM no responde

Pero, la verdad es muy distinta: Como se denunció y se comprobó por parte de los peticionarios, Lemos fue empleado de este Gobierno. Como recogió Diario El Comercio: “Lemos trabajó en el Banco del Pacífico de Miami, entre el 2007 y el 2010, como jefe de seguridad”. Y Diego Cornejo Menacho ha pedido con todo derecho: “Que expliquen por qué trabajaba en una empresa estatal”. Frente a ello, las declaraciones de Fernando Alvarado al Diario El Comercio son poco menos que insólitas: “Estaba ahí (en el banco del Pacífico) desde la época del señor (Marcel) Laniado. Cuando se lo ubica y se lo identifica, se hace el análisis para separarlo, y dado que estaba cerca su jubilación, se decidió esperar a que esta se cumpla de acuerdo a la ley. Claramente, nunca fue contratado por esta administración”. Un momento: ¿El Gobierno “lo ubica y lo identifica” y en lugar de iniciar acciones legales para procesarlo y traerlo de vuelta al país se portan tan “buenas gentes” que esperan para que disfrute su jubilación? Algo huele muy mal aquí… ¿El Gobierno “lo ubica y lo identifica” y no hacen nada aparte de aprovechar su presencia para intentar desacreditar a los periodistas y defensores de derechos humanos que acudieron a la CIDH? Los peticionarios no conocían ni sabían quién era Gustavo Lemos, pero a confesión de Alvarado, el Gobierno si lo había “ubicado e identificado”… Entonces, ¿quién conocía a Gustavo Lemos y hasta le había hecho el favor de esperar a que se jubilara? Pero hay más datos. Tanto lo habían “ubicado e identificado” que hace un año, en el 2010, en el seno de la misma CIDH, el ministro del Interior, José Serrano, había anunciado que emprenderían las acciones para extraditar a Lemos. Caben más preguntas: ¿por qué no han hecho nada en un año? ¿Por qué Lemos se siente tan seguro que va a pasearse delante de ministros y altas autoridades del Estado en un foro de DD.HH?, lo cual repudiamos. Por estas razones y muchas otras falacias más emitidas en cadena nacional de TV, es que los peticionarios hemos exigido que el Gobierno cumpla con su obligación de hacer valer nuestro derecho constitucional a la rectificación, réplica y respuesta, que se debe concretar un espacio en cadena nacional, en horario estelar y transmitida en tres ocasiones, como se hizo con las falsas imputaciones emitidas en nuestra contra.

EL GOBIERNO SE NIEGA A CUMPLIR CON NUESTROS DERECHOS DURANTE… 7 DÍAS Y CONTANDO…

—Juan Carlos Calderón, Christian Zurita, periodistas demandados por 10 millones de dólares por el Presidente de la República.

-—Wilson Cabrera, periodista de la silenciada Radio La Voz de la Esmeralda Oriental y a quien se le impidió salir del país.

—José Acacho, vicepresidente de la CONAIE.

—Vicente Ordóñez, presidente de la Unión Nacional de Periodistas.

-—Mónica Almeida, editora regional de Diario El Universo

. —Diego Cornejo Menacho, director de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP).

—Mauricio Alarcón, director de proyectos de Fundamedios —César Ricaurte, director de Fundamedios.

Anuncios
Posted in: Política