¿POR QUÉ UN DEDO PARA CORREA?

Posted on abril 24, 2011

18



A raíz de una improvisada campaña en www.undedoparacorrea.com, producto de una protesta en Twitter, no ha sido poco el polvo que esto ha levantado, así como el apoyo y los cuestionamientos que ha generado.

Intentaré responder básicamente los cuestionamientos, desde los más sensatos hasta los más conservadores (curiosamente, de gente afín a la izquierda dogmática de Correa). Para eso, es necesario aterrizar algunos conceptos tras esta campaña:

UN DEDO PARA CORREA ES PROTESTA, NO PROPUESTA: Sería absurdo que hacer dedo fuera una propuesta. Una protesta tampoco tiene por qué ser profunda, ideal, dogmática, masiva, intelectual, ideológica, etc. Puede ser tan simple como mostrar el dedo como elemental señal de inconformidad. Teniendo en cuenta además la coyuntura actual (un presidente que usa recursos públicos para perseguir e injuriar) es una protesta válida. Ni más ni menos. Simplemente válida.

¿CONTRA QUÉ SE PROTESTA?: Contra el principio de que a una persona se le prive de su libertad por hacer dedo o hacer una señal que pueda ser considerada “obscena” u ofensiva.

PERO HACER DEDO ES MALA EDUCACIÓN , UNA FALTA DE RESPETO Y OBSCENO: Pues todo depende del cristal con que se mire. Para alguna gente, resultará un acto profundamente ofensivo. Para otros, absolutamente irrelevante. Para otros, un juego.  Pero, la verdad de las cosas, es que se trata de solo un dedo.  Repito: SE TRATA DE SOLO UN DEDO. Si ese dedo se muestra doblando los demás, hace referencia a un falo. Y un falo solo puede ser considerado obsceno por una mente perturbada. Todos los hombres tenemos un falo y no nos sentimos obscenos cuando hacemos el amor o nos vemos desnudos (Salvo el que esté perturbado. Pobre hombre). ¿Puede ser mala educación? No necesariamente. Pero supongamos que sí. El punto es que ser un mal educado no es suficiente razón para ser detenido. Faltar el respeto, tampoco. La razón es muy simple: la libertad de un individuo es la base de todo lo que es. No se puede ser uno, de manera plena, sin libertad. Privar a alguien de su libertad por ser un asesino, es comprensible. Pero hacerlo por una mala seña, es DESPROPORCIONADO y ABSURDO. Si la orden viene además desde el poder, es ABUSIVO y FRANCAMENTE, RIDÍCULO.

PERO LAS AUTORIDADES MERECEN RESPETO: Como principio, SI. Como ley inviolable del universo, NO. Tengamos en cuenta que ese respeto no es solo a “la autoridad” sino al modo en que se la ejerce. En el ejercicio del poder, es natural e inevitable que haya alguien que se sienta irrespetado, invadido o perjudicado por el ejercicio – acertado o no-  de la autoridad. Mucho más, si la autoridad procede, como es el caso, con prepotencia e irrespeto para quien lo cuestiona. En ese contexto, es NATURAL que un ciudadano deje de respetar a la autoridad. ¡Qué absurdo ver a la autoridad como solo un cargo, un estandarte o un uniforme! El respeto, la autoridad se lo gana –o pierde- en su proceder, en sus acciones. En este caso, Rafael Correa se ha ganado, por muchas razones, el respeto de muchos ecuatorianos. Pero también, el irrespeto de muchos otros. Ese respeto perdido, es imposible recuperarlo a través del ejercicio de la ley.

PERO LA AUTORIDAD TIENE DERECHO A EXIGIR RESPETO: Totalmente, como cualquier persona. Pero hay que poner los pies sobre la tierra también e incorporar otros parámetros a la fórmula: TOLERANCIA, LIBERTAD DE EXPRESIÓN, SENSATEZ, SENTIDO COMÚN. En este caso, es saludable que un Presidente considere estos 4 parámetros antes que exigir respeto a rajatabla y a punte detención. Por donde se lo vea, la detención de ciudadanos comunes que hacen algún gesto al presidente que pasa por la calle, es una clara señal de intolerancia, un claro atentado a la libertad de expresión, un síntoma de insensatez y un patazo en los huevos al más elemental sentido común: el Presidente no puede – ni debe- estar persiguiendo a ciudadanos irrespetuosos. Se supone que tiene cosas mucho más importantes que hacer y, además, su poder, en relación a la de un simple ciudadano, es desproporcionado.  Lo mismo se aplica para cualquier autoridad.

PERO HACER DEDO NO ES PROPONER NADA. Así es, es solo protestar. Pero afortunadamente esta protesta, cuyo fin inicial era expresar inconformidad con la detención abusiva de ciudadanos comunes, empieza a tomar otros matices e intentará pasar a la PROPUESTA. Un grupo de tuiteros entusiastas, afines y no afines al gobierno, nos hemos propuesto crear un proyecto que impulse acciones legales  cuyo fin sea la despenalización de este tipo de protestas.

Les iré contando la evolución de esto, que por ahora está verde. Mientras tanto, apoyen o no UN DEDO PARA CORREA, no hagan tanto drama. ES SOLO UN DEDO.

ACTUALIZACIÓN ABRIL 26:

UN DEDO PARA CORREA PASÓ A LA PROPUESTA. CLICK ACÁ

Anuncios
Posted in: Uncategorized