PREMIAR EL ILÍCITO

Posted on marzo 25, 2011

10



(imagen destacada: Logo de la serie de TV GRAN HERMANO)

Seguramente están enterados que ayer, la noche del 24 de Marzo de 2011 a las 19h00, se lanzó la segunda edición del libro “El Gran Hermano”, escrito por Juan Carlos Calderón y Cristian Zurita. El momento no pudo ser más oportuno: a una semana de que se hizo pública una demanda civil por supuesto daño moral (estrés, daño psicológico, etc, etc) a Rafael Correa. La moral de Correa se fijó en diez millones de dólares, cinco por periodista. El libro, supuestamente tiene afirmaciones falsas. Una de ellas, es que Rafael “sabía” de los contratos de Fabricio. Por supuesto, la afirmación no fue de los periodistas, sino de Fabricio. Y por supuesto también, los demandados son los periodistas, porque Fabricio tiene licencia para cometer “ilícitos” (término de Rafael en radio Majestad) sin que nadie le siga un juicio por eso.

Nos encontramos entonces ante un hecho insólito: juzgar al que denuncia, premiar al denunciado (claro que sí: no iniciar un proceso penal por cometer un “ilícito” es un premio). En ese contexto, el lanzamiento de la segunda edición de Gran Hermano es un acto simbólico antes que editorial o periodístico. Es una defensa a lo mejor del oficio y un franco desafío al poder ejecutivo, que además controla el poder legislativo, la función electoral, la Corte Constitucional y Fiscalía. No es un disparate anticipar que Correa inclinará la balanza del juicio a su favor cuando se consolide su deseo de controlar la justicia en la próxima consulta. Aún así, los autores se negaron a pedir perdón, como sugirió Correa, y están dispuestos a enfrentar la denuncia. Calderón y Zurita se niegan a retroceder y se aferran a sus principios mientras desde la vereda de al frente, preparan una ejecución mediática, económica y judicial. ¿David contra Goliat? No. Periodismo vs Totalitarismo, una vez más.

Intervención de Cristian Zurita

A mi criterio, lo mejor de la noche y lo que seguramente uds no pudieron escuchar en los reportes de prensa, fue el discurso de Diego Cornejo Menacho. Cornejo es sociólogo, comunicador, periodista, editor de libros, escritor y acuarelista. Pertenece a la vieja guardia de ese Diario Hoy que tantos dolores de cabeza le dio a Febres Cordero. Es autor de la famosa columna “El coronel sí tiene quien le escriba” (época de Gutierrez). Autor de uno de los mejores libros de investigación sobre el atraco bancario: CRONICA DE UN DELITO DE BLANCOS. Co-fundador de la sección de investigación de Diario Hoy: “Blanco y Negro”. Autor de novelas como Las Segundas Criaturas (2010) Gato por liebre (2006), Miércoles y estiércoles (2008) y Garabatos (1994). Todo esto, para decir que Cornejo tiene sus credenciales, conoce y entiende de lo que habla cuando habla de periodismo. Y hoy, es imprescindible ponerle especial atención a sus palabras:

Diego Cornejo (imagen tomada de eluniverso.com)

EL HUEVO DE LA SERPIENTE

Intervención de Diego Cornejo Menacho, en la presentación del libro El gran

hermano, en el Auditorio de la UNP. Quito, 24 de marzo de 2011, 19:00

 

Esta es la presentación formal de un libro —El gran hermano— que ya ha sido leído, imagino, por la mayoría de los presentes, en ediciones de Paradiso Editores y en ediciones piratas.

Lo dicho convierte a esta reunión en un acontecimiento raro, inusual, porque el libro ya no es, en estricto sentido, una novedad, aunque esta segunda edición incluye algunos documentos inéditos.

Por esta consideración, si me permiten, intentaré hablar menos del libro, algo del clima, y pronunciaré unas recomendaciones.

Como sabemos, el primer gran reportaje que contiene el libro fue trabajado en 2009 con un grupo relevante de periodistas de diario Expreso, de Guayaquil, con la dirección de Juan Carlos Calderón. Esos periodistas son: Christian Zurita, María Elena Arellano y Mario Avilés. No hay que olvidar sus nombres, porque marcaron un hito en la historia del periodismo de investigación en el Ecuador, que no es muy larga. Ellos siguieron rigurosamente todas las pistas. Todos los datos fueron verificados. Se contrastaron incontables testimonios y documentos. A todos se los sometió a una prueba ácida, de naturaleza periodística, para confirmar si estaban hechos de una materia verdadera. La duda sistemática, obsesiva diría mejor, fue la suelda que unió toda la estructura investigativa.

Luego, se la enfrentó al tsunami verbal del principal involucrado en la denuncia de los contratos firmados con el Gobierno: Fabricio Correa, hermano mayor del presidente de la República Y, todo quedó en pie.

El periodismo de investigación es, tal vez, el más verdadero y el menos higiénico. Su propósito es la desinfección: consiste en remover la porquería que se va acumulando en la vida de las sociedades democráticas, para que pase la luz y el aire ventile eso que se llama imaginario colectivo. Los periodistas de investigación se parecen a los trabajadores anónimos que destapan las sentinas de los palacios donde defecan los sujetos políticos que ejercen el poder.

Intervención de Diego Cornejo

Disculpen ustedes la digresión. Y excúsenme por las imágenes excrementicias… pero ningún ser humano se libra de los borborigmos ni de prosaicos asuntos digestivos.

Luego de que se publicó el reportaje en Expreso, ya sabemos cómo el Gobierno de la llamada revolución ciudadana fue ajustando sus versiones al ritmo vertiginoso de los acontecimientos que se desataron con la publicación, desde junio de 2009. Y, no dejamos de reír, hasta la fecha, con las declaraciones públicas de Fabricio Correa y su lógica desalmada —como si fuera la abuela de la Cándida Eréndira— porque luego de las páginas de Expreso, Juan Carlos y Christian decidieron acertadamente publicar el informe en formato de libro, para no quedarse con aquello de que tu denuncia es como un periódico de ayer.

Fue, entonces, cuando El gran hermano se convirtió en uno de los libros más leídos por los ecuatorianos, en los últimos años, mientras desdibujaba la versión de un mundo limpio y feliz que intentaba, e intenta, ofrecer la Presidencia de la República. Y, se constituyó en un aviso temprano al país de que el ejercicio del poder político seguía sin separarse de los grandes negocios emprendidos por personajes «vinculados» de mil modos, incluso por lazos de sangre, como en los repudiados tiempos de la llamada larga noche neoliberal y de la llamada partidocracia. Fue, ha sido, un aviso del tamaño de una catedral.

Los autores y el libro han sido atacados por altos funcionarios, ministros, asambleístas. Alguna ministra amenazó con sacarlo de circulación. Muchas veces, el propio presidente de la República ha intentado desvirtuarlo, y por fin, en una decisión extraña, se ha querellado con los autores por presunto daño moral, porque él dice que no sabía nada…. He escuchado decir a Juan Carlos que mientras un elefante se metía en el Palacio de Gobierno, el único que no veía ni escuchaba nada era el jefe de Estado, lo cual no deja de llamar la atención, porque el mandatario se considera omnisciente y avispado, y tiene ojos y oídos en todas partes.

Salón de la UNP la noche del lanzamiento

Otra digresión: en los últimos años, ningún libro ha tenido la fortuna de contar con un promotor tan efectivo como el presidente Rafael Correa. Si la circulación de El gran hermano cayó luego del lamentable 30 de septiembre de 2010, hoy la demanda se ha recuperado. Xavier Michelena, el editor, no sólo tiene olfato, sino también suerte y un gran agente de ventas.

Más allá de lo circunstancial y de lo paradójico, la denuncia que contiene el libro sigue en pie, aun cuando, desde el 15 de enero de 2007, un clima de insultos y violencia verbal contra los medios de comunicación y contra los periodistas, con la evidente intención de humillarlos, se origina en el propio presidente de la República y se remeda con facilidad. Tengo la impresión de que los periodistas siempre fuimos mal vistos, o que, en muchos, un rencor íntimo se había larvado por nuestro trabajo. No digo que siempre y que todos hicimos un trabajo impecable, con manos limpias.

Hubo, hay periodistas y periodistas. Pero, ahora, el periodista independiente es un ecuatoriano de segunda, mal visto, amenazado por el poder político, mientras la sociedad mira a otro lado y silba la canción «Patria, tierra sagrada…». Silban los jóvenes de Ruptura. Silban los izquierdistas de antes. Silban los intelectuales cooptados o ministeriados. Silban los sindicalistas y los estudiantes. Silban esa musiquilla los revolucionarios de ahora y los de antes. Digamos que Ecuador es un silbadero donde no pasa nada, con excepción de la línea equinoccial.

También puedo imaginar —algunas evidencias me ayudan a hacerlo— que el miedo ha invadido la subjetividad de los ecuatorianos, un miedo natural a repetir los errores del pasado, un miedo oportunista a perder la comodidad pasajera de los subsidios, a dejar el optimismo en el futuro inmediato, un temor a que se desbarate el espejismo que se hace con el discurso oficial, con ese relato que ha devenido única interpretación del pasado, del presente y del futuro, el único relato que explica y justifica la realidad y desacredita a quien se le opone, en especial si es un «sicario de tinta», una «gorda horrorosa», o si ese trata de «la prensa corrupta».

«Antes, no había nada. Hoy, confíen en mi: voten en la consulta y después yo les explico las preguntas. Oigan bien: después de mí, el diluvio». En este clima, el periodismo independiente debe ser corregido y controlado, debe recibir castigo, sobre todo si ese periodismo ofende al jefe de Estado. No dudo en decir que, en el imaginario de la mayoría de ecuatorianos se está rectificando el diccionario; ahora, ofender no necesariamente es humillar o herir el amor propio o la dignidad de alguien, en especial si ese alguien es el presidente de la República; ahora, presiento, ofender es ponerlo en evidencia con palabras o con hechos… o con un libro. Me temo que, ahora, en el inconsciente colectivo, agraviar, vilipendiar u ofender es sinónimo de pensar diferente de cómo piensa el señor Presidente. Y, al que ofende, hay que cortarle las alas o ponerle un esparadrapo en la boca.

Así se justifican las amenazas a la libertad de expresión. Incluso en espacios democráticos, como la Asamblea Nacional, donde anteayer, no más, una mayoría ha preferido dejar a su suerte a Juan Carlos y Christian, en esta acusación de Rafael Correa, porque hoy, como antes, los mandatarios, los funcionarios públicos —también los asambleístas—, no están cómodos con el escrutinio público, que sólo es posible por mediación del periodismo y, en algunos casos, únicamente cuando actúan los que meten las manos, no en la justicia ni en la prensa, sino en las cloacas del poder, guiados por la ética profesional del periodista, con veracidad, que es lo mismo que conducirse sin la intención de causar daño o perjuicio a persona alguna, es decir, sin malicia o bellaquería.

Como está contemplada la responsabilidad ulterior —sin que medie la consulta popular que se aproxima— los periodistas no estamos libres de enfrentar querellas y acusaciones. El peligro es que, luego, nos juzgue un tribunal especial.

Primera recomendación: El Código Penal deberá ser enmendado, contemplando, PRIMERO: Que las disposiciones sobre la difamación y desacato (o «crímenes de opinión») —que penalizan la expresión ofensiva dirigida a funcionarios públicos— deberían enmendarse y tratarse por la vía civil, puesto que permiten serias restricciones al debate público y al ejercicio pleno de la libertad de expresión, ya que sancionan penalmente a quienes ofenden a las autoridades; SEGUNDO: Que el ejercicio del derecho a la honra, dignidad y reputación debe armonizarse con el de la libertad de expresión, puesto que no ocupa una jerarquía o nivel superior. En los casos de conflicto entre el derecho a la honra de funcionarios públicos y el derecho a la libertad de expresión, el ejercicio de ponderación debe partir de la prevalencia en principio de la libertad de expresión pues, dado el interés del debate sobre asuntos públicos, este derecho adquiere un valor ponderado mayor.

Y, ya lo sabermos, los jueces, con razón o sin ella, pueden dar paso a sanciones penales o civiles, como consecuencia de los algatos contra los periodistas.

Segunda recomendación: De ser aplicada la responsabilidad jurídica de un periodista, se deben tomar en consideración las medidas menos costosas para la libertad de expresión. Se recomienda, por ejemplo, apelar al derecho de rectificación o respuesta, que está consagrado expresamente en el Art. 14 de la Convención Americana; apelar a los mecanismos de la responsabilidad civil y aplicar sanciones proporcionales, diseñadas para establecer la reputación dañada y no indemnizar al demandante o castigar al demandado; tomar en cuenta la aplicación del estándar de la «real malicia», es decir, demostrar que quien se expresó lo hizo con plena intención de causar un daño y conocimiento de que se estaban difundiendo informaciones falsas o con un evidente desprecio por la verdad de los hechos; distinguir entre información y opinión, excluyendo a esta última de sanción, más aun cuando se trata de un juicio de valor sobre un acto de un funcionario en el desempeño de su cargo.

En este contexto, no olvidemos además que la Constitución, en la democracia, ha sido creada para proteger a los ciudadanos y a los individuos de los excesos del poder. Este es un concepto sustancial que parece olvidarse. En los últimos tiempos, parecería que se intenta utilizar la Constitución como un instrumento del poder contra los individuos y colectivos. En 1998, cuando se reunía la Asamblea Constituyente en un cuartel de Sangolquí, publicamos un informe que titulamos El huevo de la serpiente. Usamos el mismo título que el gran director de cine sueco, Ingmar Bergman había dado a una película, cuyo argumento narraba los avatares existenciales de un matrimonio, en los años 20, en Alemania. Lo que interesa de esa película es el clima en que se debaten los personajes, cuando empiezan a cuajarse las primeras manifestaciones de lo que, años más tarde, sería el nazi fascismo en Europa. Publicamos El huevo de la serpiente porque en 1998 se había insertado un artículo en la Constitución de ese año, que imponía adjetivos a la información que debían recibir los ecuatorianos. Diez años más tarde, en Montecristi, con entusiasmo juvenil y espíritu novelero, los asambleístas revolucionarios volvieron a poner ese huevo en la Constitución de 2008.

Tercera recomendación: «El Art. 18 numeral 1 de la Constitución, que limita el ejercicio de la libertad de expresión a la transmisión de información veraz, verificada, oportuna, contextualizada, plural sobre hechos, acontecimientos y procesos de interés general y con responsabilidad ulterior debería ser enmendado en su momento oportuno, con el objetivo de que estas limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión puedan ser eliminadas. Hasta entonces, en la práctica, las nuevas leyes deberían asegurar que no reproducen esta limitación constitucional».

Las recomendaciones que he mencionado no son mías. Son de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Culturas (Unesco). Son recomendaciones que constan en el documento «Análisis de Desarrollo Mediático en Ecuador-2011», que el director de esa oficina de las Naciones Unidas en Quito, señor Edouard Matoko, entregó hace pocos días al presidente de la Asamblea, arquitecto Fernando Cordero. ¿Lo leerán los asambleístas? ¿Aplicarán estas recomendaciones, y otras más, en la inminente Ley de Comunicación? (Si ustedes están interesados en ese documento, lo podemos enviar desde la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos).

Con esto finalizo: una vez más, gracias y felicitaciones a Juan Carlos Calderón y Christian Zurita. Gracias y felicitaciones por ser periodistas investigadores aprensivos, incrédulos, infatigables, escrupulosos, gracias y felicitaciones por tener las manos limpias y presentar el pecho, ahora que es más forzoso, que es un imperativo moral el luchar por los derechos civiles de los ecuatorianos.

DIEGO CORNEJO MENACHO

Anuncios
Posted in: Periodismo, Política