¡Ridículos!

Posted on enero 12, 2011

97


trolls

Ultima vez que le dedico tiempo a responder u opinar sobre los trolls, hackers y burócratas gobiernistas de la web. Anónimos, o no, qué importa. Han insultado o intimidado a suficiente gente, amenazado a demasiadas personas, como para pasar por alto la oportunidad de desenmascararlos. Creo que vale la pena hacerlo por una vez. No porque sea un asunto personal, sino porque ilustra muy bien algunos conceptos, descaradamente torcidos, de lo que esta gente entiende por democracia o libertad. Es necesario entonces dejar un par de cosas en su sitio y pasar la página, ya que obviamente hay cosas mucho más importantes para dialogar y discutir.

.

Empecemos primero por definir lo que es un troll. Esta es la definición de Wikipedia y que me parece acertada:

Un troll o trol es un vocablo de Internet que describe a una persona que sólo busca provocar intencionadamente a los usuarios o lectores, creando controversia, provocar reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los temas de las discusiones… Aunque originalmente el término solo se refería a la práctica en sí y no a la persona, un desplazamiento metonímico posterior ha hecho que también se aplique a las personas que presuntamente incurren en ese tipo de prácticas”

Así como la vaca muge, el lamebotas adula y el soplón chismea, un troll, trolea. Y añado que trolear no es cuestionar las posiciones, argumentos, creencias u opiniones de alguien, sino atacar a ese alguien con el fin de intimidarlo, callarlo o desestabilizarlo. Es una batalla sicológica donde, como en la vida, el que se pica, pierde. Por eso Pablo Garzón, consultor empresarial y twitero experimentado (@pgarzon), decía que a los trolls se los combate ignorándolos. Y tiene razón. Pero habemos algunos, como yo, que no siempre somos tan inteligentes o ya aguantamos suficiente. Abundan además los trolls anónimos, que le dan el toque cobarde y canallesco a su oficio de trolear y por los que vamos a empezar ilustrando tres casos: @ciudadanoec y @lolaciefuegos en twiter y Andrés Zules (identidad real) en facebook.

El caso de Zules Empezó hace más de un año, cuando empezó a llenar el muro del grupo APOYO A CARLOS VERA de cientos de mensajes. No todos insultantes, pero desvirtuando completamente la intención del grupo (reunir gente que Apoya a CV, no atacarlo). Zules nunca usaba una foto real. Alguna vez crucé mensajes directos con él y le pedí que se identifique con su rostro, como hacíamos todos, y me dijo que no lo hacía porque no creía en las políticas de privacidad de facebook. Afirmaba que era muy fácil violar la identidad de otras personas y el no correría riesgos. Su perfil daba info adicional sobre él: estudiante de la politécnica de Quito y con una novia. Ese fue su primer error: su novia sí tenía fotos con Andrés Zules en facebook. Esta es una de ellas:


Zules pasó a los mensajes provocadores e insultantes y fue bloqueado en el grupo de Apoyo a Carlos Vera. La última vez que vi usar su perfil, fue en el muro del grupo de Apoyo a Alejandra Cevallos, en Octubre pasado. Zules la insultaba en términos que prefiero no publicar, por respeto a Alejandra, pero que merecen los cargos de acoso sexual e injuria calumniosa.

Según algunas fuentes que he podido contrastar, Zules cometió su segundo error poco antes de cerrar su cuenta de facebook: alertó a algunos usuarios sobre sus intenciones de empezar a clonar cuentas. Serían justamente esos usuarios los que más tarde lo delatarían, además de una larga lista de afectados cuyas cuentas fueron clonadas o hackeadas. Conmigo se metió hace solo un par de días, hackeando la cuenta de una de mis amistades en facebook e insultado a mi mujer y mi hijo de nueve meses. Nunca, en ningún escenario, en ninguna película, en ninguna pelea callejera o del congreso, leí palabras tan fuertes dirigidas a una criatura o a una mujer. El motivo: militar apoyando a mi viejo y cuestionar al gobierno.

Andrés Zules es acusado en facebook por varios usuarios como el responsable de boicotear el grupo de Cesar Montúfar y hackear la cuenta de Ma Cristina Kronfle (al parecer con algún amigo en Guayaquil), además de hackear o clonar las cuentas de algunos usuarios. Todos, oh coincidencia, gente que abiertamente cuestiona al gobierno.

@lolacienfuegos en twitter es un troll astuto y sumamente hábil, porque casi no cae en el insulto directo. No siempre trolea. Muchas veces hace agudas observaciones sobre temas políticos o sale con críticas y sarcasmo inteligente. Es divertida y en ocasiones muy elocuente. Hay usuarios que le tienen terror a mandarse una discusión con ella, porque no es ninguna pendeja. O debo decir, pendejo, porque el usuario real de esa cuenta, es un hombre (pertenece a un grupo que organiza encuentros de twiteros en algunos bares de Guayaquil. Me reservo su nombre hasta que confirme su identidad)

Avatar de @lolacienfuegos

Lola finge que se pelea con todo el mundo pero basta seguirl@ un rato para ver que es un troll gobiernista y sin principios (no tiene principios quien adula y defiende a Pancho Jaime y su estilo de calumnia barata) Su estrategia es la provocación y su escudo, el anonimato. Lola provoca. Te lanza anzuelos con la esperanza de que piques. Y si picas, intenta enredarte en eternos vaivenes de 140 caracteres de los que es fácil salir bien librado desde la sombra. ¿Por qué? Porque Lola puede atacarte de manera personal. Tú, no. Alguna vez me invitó a debatir un video mío y me dijo que yo ponga las reglas. Le dije que perfecto: que haga un video respondiéndome con su identidad, como hago yo. No le gustó la idea y empezó a trolear. Dice que nunca me ha insultado, pero esto fue lo que escribió sobre mí: “Solo un buitre miserable embarrado en el lodazal en el que te encuentras, pensaría que se trata de justificar la muerte de un inocente”. El comentario fue a raíz de que cuestioné su posición luego del asesinato del hijo de Rómulo Barcos. Independiente de la validez de mis argumentos, “buitre miserable” es un insulto que termina con el diálogo y da paso a la camorra, terreno que no me interesa y terreno en el que Lola es experta. Pero su obsesión conmigo nació a partir de una acusación que le hice a los hermanos Alvarado hace un par de meses. Y es aquí, con esta palabra mágica, ALVARADO, que la cosa con los trolls se pone realmente interesante.

En un twit, a los hermanos, les dije ladrones, directamente. Estoy consciente de mi error. Legalmente, es un juez quien debe determinar, luego de sentencia, si estos señores son o no ladrones. Lo tengo claro. Fue un exabrupto de mi parte. No fue lo más inteligente que he hecho en la vida, pero tampoco me voy a esconder bajo una cama y llorar diciendo que no lo hice. Y lo hice porque hay información que sustenta ese criterio y la he visto o la conozco. No soy el único que conoce esa información. Lo saben en la misma secretaría de transparencia hace rato, por eso Fernando Alvarado dijo desconocer quién estaba a cargo de la misma, burlándose de Juan Sebastián Roldán. Lo saben algunos periodistas. Por eso les incautan las computadoras. Y lo saben algunos asambleístas que son espiados por los ñaños con vehículos y personal del Estado. La carrera hoy para cerrar el caso y levantar todas las evidencias contra estos señores, se corre en esos tres frentes y cualquiera puede llegar. Como lo advertí en otro twit, esto sorprendería a muy pocos. Lo que tal vez sí sería una sorpresa, serían los montos. Lo sabremos pronto, espero. Pero volviendo al tema, es cuando los mencionas que aparecen los trolls con más fuerza.

Avatar de @ciudadanoec

El primero fue @ciudadanoec, un burdo e insignificante individuo con avatar de sapo (bien escogido) dedicado las 24 horas a trolear básicamente a mi padre y a mí. No me he tomado la molestia en investigar quien es este desocupado ni tampoco lo merece. Solo vale preguntarse de qué vive y cómo financia su actividad twitera, ya que este se pasa la vida en un computador.

Luego aparecieron trolls más refinados. Algunos usan avatars de chicas guapas y jóvenes y empiezan a cuestionar absolutamente todo lo que dices, buscando la provocación. Cuando te fijas en sus twits, solo te los dedican a tí, lo que revela que no es una chica joven, porque las chicas jovenes no se comportan así. De estos, hay decenas y, oh sorpresa, menciona a los ñaños y los encontrarás en tu TL.

Pero en estas semanas apareció la cereza del pastel: funcionarios de la presidencia troleando, usando su identidad real. El primero fue Roberto Wohlgemuth (@mashiroberto) que según su propio perfil en twitter es Director de la Unidad de Contacto Ciudadano de la Secretaría Nacional de Comunicación. Wohlgemuth o “Mueta”, como le dicen sus panas, “le fue con el chisme” a los ñaños sobre el twit que mencioné antes. Y apareció hace pocos días haciéndole el juego a @lolacienfuegos con sus provocaciones a mí. Le molestó que yo comparara la detención de Bernardo Abad con la de un narco (para detener al periodista, se usaron 4 patrulleros y agentes de intelgicencia de la presidencia… un poco exagerado para un juicio de alimentos ¿no?). Este Sr. me acusó de desinformar y mostró como evidencia de que yo “mentía” la foto de Abad en la PJ. Roberto, eres un genio. Mostraste las fotos del detenido que todos vimos en la prensa, al salir de la PJ de Quito, no de la captura. Y te pusiste a trolear con lolita sobre el tema. Las condiciones del arresto de Abad se hicieron públicas esa noche, confirmando mi comentario.

¿Por qué no me sorprende que un funcionario de la secretaría de comunicación y Lolita se lleven de maravilla? (Hasta le hace #ff a lolita. O sea, recomienda a sus seguidores, que la sigan.) ¿Y por qué un funcionario de la presidencia se molesta tanto por un comentario que supuestamente no le compete en lo absoluto? No estoy seguro de calificar o no a este señor como troll. Pero sí me llama la atención su proceder: Cuando pedí a Fernando Alvarado en twitter los documentos que contienen los contratos de pauta de la campaña que usan para acusar “a los amigos del Vera” de golpistas (no están en la web como manda la ley, o por lo menos yo no logro dar con ellos), Roberto Wohlgemuth justificó dicha campaña argumentando que yo no había probado mi twit sobre los hermanos.

O sea, estaba bien que el gobierno no sustente sus acusaciones porque yo no sustento las mías. Falacia del tamaño del Maracaná. Para él, un twit (UN TWIT!!), que yo admito como un error, es comparable o equivalente a una campaña del gobierno, donde se gastan cientos de miles de dólares de los ecuatorianos, para acusar sin sustento a mi padre, Carlos Vera, de golpista. Para él, una opinión personal por la que ME HAGO RESPONSABLE, es equivalente a una campaña de difamación por la que el gobierno NO SE HACE RESPONSABLE (el gobierno NO firma esos spots).

Con respecto a los hechos del 30S, este sujeto afirma que “LA VERDAD DEL 30S ES CLARA”. O sea que él tiene bola de cristal y por encima de una investigación judicial seria que aclare lo que realmente ocurrió ese día, ya sabe “la verdad”. Otra falacia, que desgraciadamente tiene eco en el discurso oficial, acostumbrado a imponer “la verdad” como quien posiciona un nuevo perfume. Y lo preocupante es que lo logran, porque eso de que los “ecuatorianos somos buenos, no tontos”, slogan que usa el gobierno en su publicidad, es otra falacia (Ecuador no es país libre de pendejos. Falsos profetas y pendejos que les creen hay aquí y en todas partes)

Así de torcidos tiene los conceptos y las ideas este hombre.

Avatar de @mashiroberto

 

 

 

Y hoy, bastó que yo hable de lo torcido de estos spots a los que llamé “trolospots”, para que aparezca, de la nada, Santy Solórzano (@cruzcelta). Según su propio perfil, este hombre es “consultor en áreas de comunicación digital y tecnologías web 2.0”. Qué me dijo? Nada importante. Intentó provocarme diciendo que no aplico mis conocimientos de cine en los videos del canal de youtube de mi padre. Insinuó que soy un mal profesional y mintió al decir que fui becado en Cuba. Huevadas. Lo realmente interesante, vino después, cuando a través de un contacto me informaron que este señor es quien administra la cuenta de la Presidencia de la República en Twitter. Se lo pregunté directamente. Y no lo negó. Contestó que le alegraba que yo investigue su trabajo, que ganaba un sueldo como todo el mundo, y que cree en lo que hace. Se lo confirmé, y no lo negó. Vaya coincidencia: critico los spots del gobierno donde difaman a mi viejo y asoman las palomitas de la Presidencia a provocarme, molestarme o distraerme. O sea, a trolear.

Avatar de @cruzcelta

 

 

 

¡RIDÍCULOS! Por que no agarran oficio y se ganan su sueldo, que lo pagamos todos, haciendo su trabajo y no troleando a quien cuestiona, con todo derecho, lo que considera que está mal. Y lo peor: Lacayos de sus jefes, que viven mandando anónimos o, vaya descaro, funcionarios públicos, a responder por ellos. Antes, el anonimato o los seudónimos, servían para cuestionar al poder y estar seguro de posibles represalias. Ahora es el poder quien lo auspicia y promueve para cuestionar a ciudadanos. Su idea de democracia está torcida. No la entienden. Ni entienden lo que es ser funcionario público. Somos los ciudadanos quienes debemos cuestionar al poder, no el poder a los ciudadanos. ¿Lo comprenden o quieren que se los dibuje? Tengan un poco de decencia y dignidad, señores.

Lo de fondo en todo esto, se resume en un twit:

Hay un líder que no respeta a nadie que no le aplauda las ideas. Y un sinnúmero de lacayos que lo imitan:

Nota:

El 26 de Enero de 2009, un Fiscal ejecutó una orden de arraigo a la casa de Andrés Zules Acosta luego de que María Cristina Kronfle realizara una investigación sobre el hacker que alteró sus cuentas de facebook y hotmail para atacarla, insultarla y vejarla. MCK logró dar con 3 direcciones IPs que correspondían a la casa de Andrés Zules, según certificados del CNT. 2 computadores fueron incautados. Ahora Andrés Zules deberá defenderse en el proceso legal, como es su derecho y corresponde al debido proceso.

Posted in: Política